INICIO

09 junio 2016

MICHAEL FORMANEK ENSEMBLE KOLOSSUS The distance

ENSEMBLE KOLOSSUS

Saxophones/Woodwinds: Loren Stillman (alto saxophone); Oscar Noriega (alto sax/ clarinet, bass clarinet); Chris Speed (tenor sax, clarinet); Brian Settles (tenor sax, flute); Tim Berne (baritone sax); Trumpets: Dave Ballou, Ralph Alessi, Shane Endsley, Kirk Knuffke (cornet); Trombones: Alan Ferber, Jacob Garchik, Ben Gerstein, Jeff Nelson (bass trombone, contrabass trombone); Marimba: Patricia Franceschy; Guitar: Mary Halvorson; Piano: Kris Davis; Double-bass: Michael Formanek; Drums: Tomas Fujiwara; 
Conductor: Mark Helias.
ECM 2016/Distrijazz


A menudo las cosas no suelen ser lo que parecen. Es fácil adivinar excelencia tan sólo con mirar los nombres que completan esta banda "colosa"... Otra cosa distinta es justificar esos pronósticos admirativos. 



La música que hace este grupo podría llamarse Música para 18 músicos, como Steve Reich tituló su célebre pieza de mediados los 70, pues 18 son los convocados. Aunque resulte algo exagerado decirlo, es cierto que algunos de los formatos orquestales del jazz actual, como el de Dan Weiss en Fourteen,  quizá tengan más influencia del maestro minimalista que de Duke Ellington. Normalmente, hoy estas "orquestas" plantean múltiples combinaciones que en buena media vienen dadas por una reducción del conjunto y el añadido de nuevas mixturas tímbricas. 

Los grupos que implantaron una modernidad reformadora en la tradición de big bands estarían situados en la década de los 60, empezando por Gil Evans en Out of the Cool, el Africa Brass de John Coltrane y ya hacia el final de ese decenio por la Liberation Music Orchestra de Charlie Haden/Carla Bley (adaptada luego para Scalator over the Hill). Los más recientes habría que buscarlos en la configurada por Tony Malaby con ayuda de Kris Davis (aquí también protagonista) en su disco Novela, el de Lucian Ban para su homenaje a George Enescu, siendo el más celebrado y reconocido el Large Ensemble de John Hollenbeck, donde perfila una renovada dimensión orquestal que viene propiciada por un excepcional trabajo compositivo.

Michael Formanek

Contextualizando esta obra entre compositores-contrabajistas y sello, resulta necesario recordar la Big Band de Dave Holland en What goes around, obra fastuosa, repleta también de señalados nombres, que suponía la culminación orgánica del histórico quinteto del músico británico en un formato de mayor envergadura. El empuje y el color de la musculosa y vibrante big band de Holland se deja sentir por momentos en el mejor de los temas de este trabajo en forma de suite de Formanek: Exoskeleton Parts VI-VII.

En efecto, reunir a la plana mayor de una generación de músicos avanzados dirigidos por otro gran contrabajista como Marc Helias, a tantas personalidades creativas que quedan aquí disueltas, plantea un problema estrictamente compositivo que incluso ya se dejaba ver en Small Places, la segunda entrega de su cuarteto con Craig Taborn, Tim Berne y Gerald Cleaver. Si la escritura no saca el máximo rendimiento de los participantes de manera individual y colectiva, si no abre vías de expresión entre lo fijado y la libertad solista, el pulso colectivo y la figuración, es ahí donde este bienintencionado trabajo de Formanek, pulcro e intenso en la combinación de tejidos melódicos y texturas pero débil en su mensaje, falla. 

Pese a pretenderlo, este Ensemble Kolossus queda lejos de la creación más vibrante, resuelta y dinámica del momento, la que podría representar perfectamente la proteica y mingusiana Full Throttle Orchestra del también contrabajista Adam Lane


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada