INICIO

03 junio 2017

JOHN CAGE / PIERRE BOULEZ PIANO Estructuras de control y azar

ESTRUCTURAS DE CONTROL

Y...AZAR



JOHN CAGE/PIERRE BOULEZ

Structures & Music for Piano
Pi-Hsien-Chen & Ian Pace (piano). Grabado del 2 al 5 de octubre de 2007 en los estudios WDR de Colonia. hat (now) ART-Distrijazz
   Por Jesús Gonzalo @noiself
La visión creativa de los compositores europeos tras la Segunda Guerra Mundial, rodeados de escombros a todos los niveles existenciales, no podía por menos que mirar hacia adelante sin atisbo de nostalgia por el pasado. Y para hacerlo de forma decidida había que huir de todo planteamiento que recordara el caos vivido, ejerciendo control y estructura sobre el material sonoro.


En América los creadores seguían sus propias pautas, las de una mentalidad de incentiva el hombre-de-acción e incluso el músico-inventor (de instrumentos) que rechaza el peso académico de la vieja Europa. En medio de toda esta dialéctica, como impulsor del cambio entre el siglo XIX y el XX, se sitúa la figura de Arnold Schönberg. Tanto Cage, que fue alumno del maestro vienés en el exilio, como Boulez renegaron antes o después de sus doctrinas derivadas del dodecafonismo. 


John Cage, Olivier Messiaen, Pierre Boulez

Llegados a este punto crítico respecto al sistema armónico tonal que ya hiciera tambalear Schönberg y luego, abriendo nuevas vías teóricas al serialismo, Oliver Messiaen, nos encontramos en los años 50 con dos obras determinantes -tres si contamos las Klavier Stuecke de Karlheinhz Stockhausen-  para el devenir posterior del  piano contemporáneo. 

JOHN CAGE (1912-1992)

John Cage entrega Music of Changes (1951) y Boulez el ciclo de Sonatas nº 1-3 (1947-1958). Las piezas reunidas en este disco Structures & Music for piano se concentran en la década a la que nos referimos y, curiosamente, plantea esta ambivalencia nominativa: la serie Structures es de Boulez y la más convencional Music for Piano de Cage.



La razón de ser de esta excepcional publicación, como las históricas dedicadas al piano de los años 50 realizadas por David Tudor publicadas en este sello, reside en contraponer formulaciones radicalmente distintas sobre el papel aunque conciliables en la apreciación del oyente: azar y control 

La razón de ser de esta excepcional publicación reside en contraponer estéticamente formulaciones radicalmente distintas sobre el papel aunque conciliables en la apreciación del oyente. Esa es una de las razones por la cual la obra de John Cage extiende aún su influencia (“por simpatía”) y la de Boulez se colapsó en su rigidez (“por antipatía”). ¿Pero cómo suena esta música para piano? No deja de sorprender su frescura, cuestión que debe también atribuirse a las impecables interpretaciones de Pi-Hsien-Chen e Ian Pace (solos y a dúo) y a una muy estudiada alternancia autorial en la disposición de las piezas. 

PIERRE BOULEZ (1925-2016)

Hay dos cuestiones importantes que quedan aquí perfectamente ensambladas: una es que la estructura sonora se suma a la estructura rítmica; por otra, se produce una extensión de intensidades y timbres. Esta arquitectura caprichosa y exigente para piano escala todas las facultades del instrumento, explorando matices inauditos de color, sobre todo percusivos, anunciando en su enfoque atonal todo el piano posterior (desde Cecil Taylor a Craig Taborn en el jazz avanzado, pasando por la improvisación libre). Al no existir linealidad en la expresión ni el texto, su discurrir produce acontecimientos simultáneos y a la vez alejados en su gama cromática. 

Música cuya modernidad, sea cual fuera su método, combinatorio, azar o fijado, se pone de relieve a más de 60 años de su creación.





2 comentarios: