INICIO

11 marzo 2017

GIYA KANCHELI Miniatures for violin and piano

GIYA KANCHELI
MINITURES FOR VIOLIN AND PIANO
Andrea Cortesi violín, Marco Venturi piano. 
Italia, octubre de 2015. Brillant Classics 2016


Sorprende la naturaleza íntima y descriptiva de este trabajo del compositor georgiano. Un disco que reúne 18 piezas breves para violín y piano que, si bien, en un primer momento dejan un efecto epidérmico, tienen, pese a su escritura abreviada, un calado sensitivo mayor. Es música queda, fluida y animada, un ciclo de bagatelas que contradicen el carácter apesadumbrado y explosivo, sujeto a extremos anímicos, de sus obras orquestales.

Es música queda, fluida y animada, un ciclo de bagatelas que contradicen el carácter apesadumbrado y explosivo, sujeto a extremos anímicos, de sus obras orquestales

“A pesar de los avances, nuestro planeta está envuelto en sangrientas contradicciones. Y ningún progreso en el arte puede soportar la fuerza destructiva que anula con facilidad el frágil proceso de construcción. Yo escribo para mí, sin albergar ninguna ilusión en que la belleza salvará al mundo”. Esta cita está extraída de uno de sus discos en ECM New Series. Giya Kancheli (1935) vive, como dice, en su espacio interior.



“Cuando una persona entra en una iglesia y aún no hay ningún servicio religioso, se produce un silencio especial. Yo quiero convertir ese silencio en música”

Su civilización cristiana en el Cáucaso, los bloques culturales que le rodean, hacen que su música se vea cargada de pesimismo y soledad. Este disco de “miniaturas” es una especie de epistolario bucólico-amoroso compartido en verano. Tiene una impronta afrancesada, impresionista pero también con la  ligereza de la "espuma de los días" de Boris Vian, donde caben formas clásicas, folclore, music hall, ragtime y, por su poder evocativo, cine. 

Son postales cargadas de sensibilidad y afectos que van de lo íntimo a lo luminoso evitando lo superficial. Es el descubrimiento de ese mensaje de escucha interior lo que da valor a estas pequeñas pero hermosas piezas: “Cuando una persona entra en una iglesia y aún no hay ningún servicio religioso, se produce un silencio especial. Yo quiero convertir ese silencio en música”. Ajustada al ánimo y a la luz la interpretación de Cortesi y Venturi



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada