INICIO

24 octubre 2016

OLIVER LAKE & WILLIAM PARKER To Roy

Oliver Lake (saxo alto), William Parker (contrabajo)
Grabado el 16 de enero de 2014 en Brooklyn. 
Intakt Records CD 243/ 2015 - Distrijazz

Conocí a Roy Campbell (LA 1952-NY 2014) en el Festival de Guimarâes (Portugal) de 2011, después del concierto en el que participó dentro de la orquesta de William Parker (NY 1952), que llegó para estrenar Essence of Ellington, proyecto dedicado a uno de los referentes del contrabajista y también de alguien que sirve de puente entre ambos: Charles Mingus. Fue en las jam sessions cuando coincidimos, un grupo de músicos de Parker, a quien entrevisté justo antes, se reían con las bromas que uno de ellos hacía. Se trataba de Roy, tipo sonriente de contagioso sentido del humor. Nos hicimos una foto con el trompetista y otros músicos que allí estaban como el trombonista Steve Swell y el saxofonista y clarinetista Sabir Maaten, amigo cercano de Roy. 

William Parker & Oliver Lake


Oliver Lake (1942) está considerado uno de los más influyentes impulsores de la evolución de free jazz (la "loft generation" de mediados de los 60, posterior a Ayler y Coltrane) tras la figura de Ornette ColemanLa influencia de Lake (miembro del World Saxophone Quartet de Julius Hemphill que completaron David Murray y Hamiet Bluiett) está fuera de toda duda en el sonido de músicos trascendentales en el cambio de siglo como Ken VandermarkTodos ellos, incluido Roy Campell que tocó con Sun Ra, han desarrollado su carrera entre la experimentación de Roscoe Mitchell y Anthony Braxton y el "tradicionalismo" de Jackie McLean (saxo) y la escritura de Mingus y Ellington. Esta generación hizo posible con su compromiso el trasvase del mensaje free en décadas posteriores hasta el presente. 
Este encuentro a dúo es una gozada porque en su austero formato todas las esencias de blues y free jazz se clarifican y trascienden

William Parker, con su caminar insistente y recio, también lidera esta posición rompedora y conservadora como uno de los más rotundos contrabajistas.  Diez años les separan, pero ambos, con toda esta generación de músicos negros, han hecho posible la pervivencia de un espíritu libre asociado entorno a unos postulados basados en la esencia de la música afroamericana: abstracta y telúrica, de interés por el panafricanismo (ritmos antillanos y norteafricanos) y sostenida por sólidos cimientos de blues.


Roy Campbell, músico homenajeado que falleció sorpresivamente 
Foto:Žiga Koritnik


Este encuentro a dúo es una gozada porque en su austero formato todas estas esencias se clarifican y trascienden. Un diálogo sin ningún tipo de cortapisas, fluido y estructurado, realiza incursiones en las melodías de blues desde enfoques arrebatados al calor de protesta y, aun más, al respeto por una tradición que no necesita justificarse. To Roy cierra en la posición última 11 temas de duración comprimida, cuyo mensaje bello y sincero se antoja eterno.


21 octubre 2016

JULIA HÜLSMANN La cuarta voz (discografía)

 JULIA HÜLSMANN 

El piano en femenino, desde Europa, no parece ser un terreno nutrido en nombres. La convivencia de jazz vocal e instrumental han marcado la carrera de Julia Hülsmann (Bonn, 1968), como si fuera extensión del espacio creativo asociado a la mujer en esta música. Más aún, de la tradición del trío de piano, pues es su formato predilecto. En cambio, los ángulos que adopta su música no se ciñen a ninguno de los tópicos expuestos, facilitando un camino de exploración melódica placentero sin ser hedonista, impregnando de musicalidad y estructura la posición de la cuarta voz cantante. En esta selección de trabajos se recogen sus primeros títulos en ACT, discográfica que ha apoyado profusamente el "nuevo jazz vocal europeo" y también su salto a ECM, donde se ha desarrollado más su faceta más instrumental, llevada por una coherencia que parte del trío, pasa por el cuarteto con trompeta/fiscornio y llega ahora, en un feliz encuentro y sumando niveles,  junto al cantante Theo Bleckmann. La cuarta voz de Hüllsmann se sitúa en un nuevo concepto de canción, un territorio que en ECM estarían apoyados en la alianza con pianistas como sucede a Susanne Abbuehl y Wolfert Brederode o Elina Duni y Colin Vallon.



La pianista alemana ha puesto su lustroso trío al servicio de proyectos de canción en los que intervienen jazz melódico de altos vuelos, leves matices folclóricos y un eclecticismo cosmopolita de canción pop y sabor romántico



Julia Hülsmann (p), Theo Bleckmann (voz), Tom Arthurs trompeta, fiscorno, Marc Muellbauer (contrabajo), Heinrich Köbberling (batería)
Oslo junio de 2014. ECM 2015 - Distrijazz

En el estilo de Blenckmann confluyen música clásica-jazz y música popular, ecos de la canción según Charles Ives que va más allá del lied mahleriano y de ahí a Broadway y el music hall, en un concepto de espectáculo marcado por elementos escénicos traídos de Jerome Kern y, ciertamente, por Kurt Weill, músico de procedencia alemana y carrera en Nueva York como él. Hülssman y Bleckmann habían recibido el encargo del festival Kurt Weill de Dessau en 2013 para materializar este proyecto que luego pasó por el estudio de grabación en Oslo. Esta feliz idea no puede ser más oportuna por la capacidad de la pianista para un acompañamiento activo y la del cantante por su gran versatilidad. El repertorio del compositor judío reúne temas escritos en Europa (Berlin Theatre Songs) y en su exilio neoyorquino como Mack The Knife, September Song y Speak Low.



IN FULL VIEW

Julia Hülsmann (piano), Tom Arthurs trompeta, fliscorno, Marc Muellbauer (contrabajo), Heinrich Köbberling (batería). Rainbow Studio Oslo, junio de 2012. ECM 2013-Distrijazz


Una perspectiva mayor, justo la anterior al encuentro con Theo Bleckmann, un recorrido dentro de una lógica creativa que va sin prisas desde a fundación de su trío a principios del 2000. I Full View proporciona un escenario equivalente a nuestras primeras dos títulos (ver más abajo) pero la cuarta voz ya no es femenina sino de un instrumento de viento. Antes que la trompeta, es la amplitud gaseosa tan dúctil y melodiosa como el fiscornio, al menos una intención expresiva cercana a la melancolía latente, la que define este buen trabajo. Más que trío con viento, este cuarteto produce un sonido de refinación clásica pero palpitar jazzístico. Una atmósfera que nos recuerda a Chet Baker y también a Tom Harrell con un pianismo de respiración abierta y de sólida construcción. Un trabajo que seduce desde ángulos de impregnación clásica al que el jazz vocal no llega.

IMPRINT
Julia Hülsmann (piano), Marc Muellbauer (contrabajo), Heinrich Köbberling (batería)
 Oslo, marzo de 2010. ECM 2011-Distrijazz

“Mi música es simplemente melodía” nos dice la autora. Ese es el concepto que prima en este disco y que aborda con más resolución descriptiva y quizá menos extrañeza que en su anterior The End of a Summer, un trabajo algo más teñido de melancolía y claroscuros. La elegancia y poesía de los fraseos, el control del sonido y del gesto imprimen luz sin saturar espacios.  La duración de los temas también se debe a una economía impuesta sobre el significante no sobre el contenido, que está repleto de pasajes cuya ornamentación es consubstancial a un lirismo ni impostado ni anecdótico. El clima de intimidad melódica, como sucede con el trío del pianista polaco Marcin Wasilewski, parte de unos recursos sólidos muy estudiados tras años de colaboración. Solvencia clásica y refinación tímbrica contemporánea,  toque meticuloso y preciso pero que, al mismo tiempo, ahora más que antes, hace que suene de manera más fluida y con menos equipaje sentimental. Prevalece, y se degusta abiertamente, del sentir poético y recogido del enfoque, en la línea de estilo de Bill Evans, pero centroeuropeo por condición de estudio y tradición melódica. Hüllsman hace cantar al piano con su toque femenino.


TRIO: Heinrich Köbberling, Marc Muellbauer, Julia Hülsmann

El clima de intimidad melódica de este trío, como sucede con el de Marcin Wasilewski, parte de unos recursos sólidos muy estudiados tras años de colaboración. Solvencia clásica y refinación tímbrica contemporánea,  toque meticuloso y preciso pero que, al mismo tiempo, ahora más que antes, hace que suene de manera más fluida y con menos equipaje sentimental


THE END OF A SUMMER
Julia Hülsmann (piano), Marc Muellbauer (contrabajo), Heinrich Köbberling (batería).
Oslo, marzo de 2008. ECM 2009-Distrijazz

No debe extrañarnos que ECM abra sus puertas a una veterana pianista alemana cuando cuenta con la competencia de Pirouete en el mercado patrio de este instrumento. Volcado en un formato clásico sobre la imagen refleja que el trío de Wassilewski proyecta en este sello, el debut de Hüllsman degusta de los relieves poéticos en una expresión reposada y aérea. Ya habíamos apreciado esta dimensión lírica para el acompañamiento y también el gusto con el que reformulaba composiciones del pop y soul (aquí Kiss for a rose de Seal) junto a cantantes para ACT (con Rebekka Bakken en Scaterring poems y Anna Lauvergnac en Come Closer). Respaldada por un equipo muy consolidado, con funcionalidad descriptiva y bien trabado melódicamente en la conjunción bajo-piano, The end of a summer viene marcado por piezas de duración restringida en las que la claridad expositiva y la economía de gestos de los tres músicos operan en la construcción de un clima íntimo y candente. 



COME CLOSER
Julia Hülsmann (piano), Anna Lauvergnac (voz), Marc Muellbauer (contrabajo), Heinrich Köbberling (batería) 
 Grabado en agosto de 2003 Berlín. 
ACT 2004


La experiencia con la noruega Rebekka Bakken resultó satisfactoria, en ella se ponian las bases de un sonido que unía fácilmente a Sting con Herbie Hancock en una canción, como fija la marca de la casa ACT, cantada en inglés. El siguiente título se inspçiraba en la música de Randy Newman (afamado compositor que ha trabajado con estrellas de la canción con acento blues como Ray Charles, Etta James, Tom Jones), lo que nos sitúa más cerca de Nueva Orleans y del mundo, respecto a los polos antes citados, de Herbie Hancock: más bluesy-funk-soul. Aquí la norma elusiva y de énfasis abierto llega con los solos del trío y sobretodo con un fraseo, el de Hülsmann, que evita caer en las figuras fáciles, aunque el groove de la sección rítmica se imponga en un contenido disfrutón que incluye teclado Fender.




SCATTERING POEMS 
Julia Hülsmann (piano), Rebekka Bakken (voz) Marc Muellbauer (contrabajo), Rainer Winch (batería). Grabado en marzo de 2001 y 2002 en Berlín
ACT 2003

La pianista alemana Julia Hülsmann pone su lustroso trío al servicio de un proyecto en el que participa la cantante noruega, afincada en Nueva York, Rebekka Bakken. Bajo supuestos en los que intervienen el jazz melódico de altos vuelos, leves matices folclóricos escandinavos y un eclecticismo  cosmopolita que funde el mundo de la canción, el pop y el rock (Sidsel Endersen, Sting, Joni Mitchell), el tono argumental varía su rumbo entre pasajes de sabor romántico, reposados y clásicos, y otros más ligeros acelerados con recitativos cercanos al rap. El trío define líneas estilizadas y elegantes con detalles de modernidad, para una voz, que canta en inglés, de registro medio-bajo sin brillo pero de tesitura alargada y versátil, muy expresiva para un contenido diverso. Las expectativas sobre erudición y canción ligera se cumplen con una mirada fresca que elude convencionalismos.