INICIO

28 mayo 2016

LUCIAN BAN ELEVATION QUARTET Songs from Afar

LUCIAN BAN
ELEVATION QUARTET
Lucian Ban (piano) Abraham Burton (saxo tenor) John Hébert (contrabajo)
Eric McPherson (batería) 
Grabado en diciembre de 2014, New Jersey, mezclado en Brooklyn en 2015 
Sunnyside Records 2016


Tras publicar el directo Mistery en 2013 hicimos varias giras con el Elevation Quartet. El último concierto de la gira europea de 2014 nos llevó a una bella sinagoga, hoy convertida en sala de conciertos, en Bistrita, Transilvania. Al final de la cena, el promotor del concierto empezó a cantar hermosas y sentidas doinas (canciones tristes del folclore rumano conectadas con el blues y los espirituales). Su canto nos llegó a todo el grupo. Así que le pedí a Gavril Tarmure, nuestro anfitrión y espontáneo cantante, que grabara a capella alguna canción y nos la enviara para este disco”.

Teaca-Transilvania 
Photo: Robert Kovacs

Esta pequeña historia, contada de primera mano por su protagonista, nos sitúa frente al título de este trabajo: Songs from Afar, “canciones llegadas de lejos. Pero algo lejano en la geografía y en el tiempo, es decir, en la memoria. En este caso pertenecen al acervo cultural del que procede el pianista y compositor Lucian Ban. Aunque instalado en Nueva York desde el 2000, su obra se explica y distingue por los puentes culturales y afectivos que extiende hasta su Rumanía natal. 

Ban ya había ofrecido proyectos tan estimulantes como con el que revisó, en un original grupo de medio tamaño de cámara, la singular música de su compatriota, el compositor George Enescu, ejemplo junto a Bela Bartók de la incorporación de folclore autóctono a un lenguaje musical tardo-romántico y post-dodecafónico. Luego llegaría The Transylvanian Concert en ECM, dúo hoy activo con el violista Mat Maneri que propone un encuentro inaudito entre blues antiguo, música improvisada contemporánea y folclore centroeuropeo.


 
Abraham Burton, John Hébert, Lucian Ban, Eric McPherson 
photo: Mircea Albotiu


Teniendo el empuje expresivo y el ardor lírico de Abraham Burton al tenor, resulta inevitable sentir la respiración viva de Coltrane. La musicalidad y el cuidado trabajo armónico del pianista Abdullah Brahim, en cambio, es asumido por un Lucian Ban que siempre protege el sonido y latido de Música clásica en sus proyectos. Ellos dos representan los sentimientos motores de un grupo que cuenta una de las más solventes y creativas sección rítmica del momento, la que configura el trío de Fred Hersch, con John Hèbert al contrabajo y Eric McPherson a la batería.


Entre el sonido candente del último Coltrane y el tono elegiaco de Abdullah Ibrahim, desde un sutil prisma de jazz de cámara, se sitúa este encuentro entre  jazz moderno y viejas melodías rurales rumanas


Acompañado de un preludio típico del cuarteto clásico de Coltrane, la voz honda y creíble de Gavril Tarmure, una voz que encierra la poesía de palabras no escritas, abre el disco con Transylvanian Sorrow Song. No suena a lamento sino a cansancio vital de todo un pueblo... “algún día voy a dormir en un suelo del que nunca despierte”. Luego participa doblemente en dos versiones, una más festiva y animada y otra más breve y solemne, de Wedding Song, que cuentan con los arreglos respectivos de John Hébert y Lucian Ban. Farewell empieza abstraída en cierto tono romántico que va a condicionar un espíritu baladístico en le que todos los instrumentos dialogan en un contexto que con la viola parece jazz de cámara.

Travelin’ With Ra es una homenaje a Sun Ra que introduce un sorpresivo y repetitivo cambio rítmico. Solo For a Brother with Perfect Timing (For AI) y la que cierra el disco Teaca, A Song For Afar son dos preciosas pieza a piano solo, la primera dedicada al ya mencionado Abdullah Ibrahim. Ban sintetiza aquí en su fraseo culturas y músicas tan alejadas como unidas por un sentimiento universal de paz. Dos temas que discurren de forma tan natural como el significativo título Water for the ancient world del autor sudafricano, cuyo espíritu está en ellas presente como la tradición oral en la voz de Gavril Marture.

Mat Maneri llegó para la segunda sesión y dejó su huella. Wedding song I surge impetuosa, segura de sí mima y en formas abiertas dentro de un tiempo desenvuelto y positivo. Chakra the island parece resucitar en sus delicadas y cálidas cadencias el encuentro entre Duke Ellington y Coltrane, aunque Maneri y su viola transformen el espectro de unión impresionista de ambos. Spiritual (For HJ) está dedicada a Charlie Haden y refleja en él un vínculo con el folk-blues. Bascula decida con el saxo tenor entre sentimientos y aperturas internas.

Entre el sonido candente y espiritual del último Coltrane y el tono elegíaco y bucólico de Abdullah Ibrahim, desde un sutil prisma de jazz de cámara, se sitúa este encuentro entre el jazz y los cantos de viejas melodías rurales rumanas. Las esencias del blues melódico y la intervención solista dimensionan y alientan esta búsqueda personal entre herencias y presente, que unen  Transilvania con Nueva York.



Lucian Ban Elevation Quartet & Songs from Afar gira en octubre por Europa y España:
Madrid 1-2 
Almería 4
Valencia 5
Photo:  Elmar Lemes




21 mayo 2016

HENRY THREADGILL ENSEMBLE DOUBLE UP "Old Locks and Irregular Verbs"

Henry Threadgill: composition; Jason Moran & David Virelles: piano; Roman Filiu: alto saxophone; Curtis MacDonald: alto saxophone; Christopher Hoffman: cello; Jose Davila: tuba; Craig Weinrib: drums 

Grabado en mayo de 2015 en Nueva York. Pi64. 
Pi Recordings 2016/ Distrijazz


Apenas un año separa este nuevo trabajo de In for a penny. In for a pound. Entre ambos Threadgill recibe el merecido Premio Pulitzer de composición, tarea en la que su labor se puede considerar tan decisiva -o más- de la de Wadada Leo Smith (también recibió hace unas semanas Doctor Honoris Causa en California) o Anthony Braxton. El aficionado tiene suerte de contar con su arte intransferible e inconformista, ahora desde este enfoque renovado en el que deja su función como saxofonista y flautista para participar sólo con sus partituras y en donde un colaborador suyo en el grupo Zooid, el guitarrista Liberty Ellman, se encarga de la producción.

Old Locks and Irregular Verbs plantea un escenario que viene determinado por la doble presencia del piano, instrumento del que Threadgill ha prescindido en sus más señalados proyectos de las últimas décadas, consiguiendo con esa exclusión dar forma y color a un sonido característico de paletas mixtas entre cuerdas, metales y percusión.

                                                                                                                           Foto: John Rogers
Resulta interesante ver cómo el piano, instrumento ausente en los formatos de Threadgill, protagoniza su mundo sonoro con doble personalidad: la de Jason Moran y David Virelles 

Es el piano el que abre este trabajo configurado en suite de cuatro partes, provocando la sorpresa auditiva con su sola presencia. Si la música de Threadgill es tan peculiar se debe a la construcción de imbricados tejidos sonoros hechos de células que se mueven y empujan mútuamente hacia algún lugar cuyo colapso se desconoce. Pues bien, aquí plantea espacios intersticiales que hacen posible una colocación más espaciada en la que la improvisación solista cede protagonismo a los dos pianos y también a otros instrumentos (saxo, batería, chelo). 

La primera pieza de esta suite de hermoso y esquivo título, acaso una metáfora en las que los pianos serían los verbos irregulares, está hecha de apuntes distantes entre pianos. La introducción es un diálogo entrecortado y atonal en el que se cruzan matices tímbricos colgantes, acordes percusivos y planos de sujeción. Resulta interesante ver cómo este instrumento, ausente en los formatos de Threadgill, penetra y se estira con doble personalidad en su particular mundo abigarrado y anhelante: la de Jason Moran y David Virelles

                                                                                               
Apenas un año separa este nuevo trabajo de In for a penny. In for a poundEntre ambos Threadgill recibe el merecido Premio Pulitzer de composición, tarea en la que su labor es decisiva para el jazz contemporáneo
Las partes centrales 2 y 3 mantienen estos pivotes solistas repartidos pero se definen dentro del lenguaje propio del autor, formando esa corriente barroca y tensa que empuja un trabajo colectivo de precisión. Al final de la tercera se despeja el camino a los pianos, que abren y marcan melódicamente desde el blues el sentir elevado y quejumbroso de la parte 4. Esta pieza de intensidad creciente y algo dramática tiene momentos que recuerdan a otro referente generacional, Roscoe Mitchell y Note Factory.

En la segunda y última legislatura del presidente estadounidense Barak Obama, los autores más reconocidos de ese fenómeno diversificado en la modernidad de la música negra que fue la AACM han recibido su reconocimiento. A Threadgill le llega como compositor cuando todo su legado debe empezar a ser asimilado aún por nuevas generaciones, como lo fue el de Ornette Coleman. Mientras, él homenajea a ese instrumento ajeno hasta ahora en su trabajo: el piano. 



19 mayo 2016

ROB JACOBS "Rob Jacobs"


Rob Jacobs "Rob Jacobs"

All words and music by Rob Jacobs 
Performed by Rob Jacobs 
Clarinets on Track 8 by John McCowen 
Clarinet solo on Track 3 by John McCowen 
Hi hat on Track 9 by Sam Klickner

De Chicago llegaron algunas de las propuestas musicales más originales y aglutinadoras de las dos últimas décadas. En el periodo comprendido entre 1996-2006-2016 en “la ciudad del viento” se hace y se graba música sin pensar en cómo llamar a lo que haces. La primera vez que oyes una música como la de Rob Jacobs sabes que estás frente a una propuesta absolutamente singular y novedosa. Pero no es nueva por rompedora, sino por ser integradora de otras que no se mezclan. Ya en la reciente experiencia con su grupo Wei Zhongle, pequeño conjunto polivalente de pop-rock de cámara con clarinetes (como aquí), síntesis y personalidad servían para salvar las barreras creativas de estilo.  



Un debut en solitario asombroso, elaborado desde el multi-instrumentismo y bajo un original y exótico enfoque que concita el folk con las voces de Terry Riley y Tom Zé

Jacobs sorprende. Su hipnótica voz entonando cantos serpenteantes, hechos de caprichosos ribetes orientalistas de vuelos agudos y guturales, es lo que llama la atención desde el primer momento. Son esas inflexiones de voz traídas de otras culturas en este contexto instrumental sofisticado, aun siendo reducido, lo que provoca un contraste exótico tan original y sugestivo. Pero no es naif la propuesta  de este joven músico, cantante y compositor. Tampoco única, pues se encuentran sutiles vínculos con nombres destacados de distintas y muy alejadas vanguardias nacidas a finales de la década de 1960. 


Jacobs es una especie de cantautor actual con un sentido melódico-rítmico de gran riqueza e inventiva para la construcción de innovadoras canciones folk. Requiere por tanto de un uso de instrumentos acústicos, eléctricos y de percusión, además del propio estudio de grabación, aunque sienta predilección por la guitarra. Para que nos hagamos una idea, vendría a ser como el primer Beck de mediados de los 90, con un marcado matiz psicodélico vinculado al tropicalismo brasileño, inspiración en la India y uso de modos repetitivos.


Rob Jacobs es un debut en solitario asombroso, elaborado desde el multi-instrumentismo y bajo un original y exótico enfoque que concita voces tan señaladas y fundamentales de los 70 como las de Terry Riley (Descending Moonshine Dervishes) y el brasileño Tom Zé y en menor medida de Meredith Monk. En piezas tan insospechadas y hermosas como Wordless incantation, Unkown hand o Golden flower queda resumida esta propuesta liberadora e inteligente, verdaderamente moderna.








11 mayo 2016

MICHEL BENITA ETHICS-River Silver



MICHEL BENITA RIVER SILVER


ETHICS

Michel Benita Double Bass
Matthieu Michel Flugelhorn
Mieko Miyazaki Koto
Eivind Aarset Guitar, Electronics
Philippe Garcia Drums
ECM 2016/ Distrijazz


El mapa del jazz europeo tiene unas señas de identidad reconocibles. El francés, siempre interesado por los ritmos étnicos y un planteamiento que evita la fusión fácil, no es uno de los más visitados por ECM. Salvo la larga estela que reunió a excelentes músicos galos en los grupos de Louis Sclavis, no abundan autores francófonos firmando discos propios en el sello alemán. El contrabajista Michel Benita (Argel, 1954) entregó recientemente y aquí dos publicaciones junto al saxofonista Andy Sheppard y el baterista Sebastian Rochford. Un formato, como el recordado y genial Palatino (sello Label Bleu 1994), en el que se une instrumentos no armónicos con una intención instrumental de cámara.

Lo interesante de aquella exquisita propuesta que reunió a Benita con Paolo Fresu, Glenn Ferris y Aldo Romano era la desnudez de un planteamiento melódico basado en fundir folclore con música polifónica. El esquema jazzístico cedía su lenguaje para centrarse en unas melodías viajadas y viajeras, interpretadas como canciones con improvisación. Este trabajo nuevo podría decirse que es de laboratorio: músicos e instrumentos de distintas procedencias con una intencionalidad dialogante en la que no se sabe el destino.


El camino se hace al andar...Por ello el objetivo sería favorecer un encuentro compartido, un diálogo sincero entre culturas, como el que trazó el también contrabajista francés  Henri Texier o en esta misma discográfica en los años 70 y 80 Collin Walcott y Jan Garbarek 

El camino se hace al andar...Por ello, antes que trazar un rumbo hacia oriente debería ser objetivo favorecer un encuentro compartido, un diálogo sincero. Como el que trazó el también contrabajista francés Henri Texier o en esta misma discográfica en los años 70 y 80 Collin Walcott con Codona o con John Abercombrie y Jack Dejohnette, o Jan Garbarek con músicos indios como Trilok Gurtu, Zakir Hussain o Shankar, o incluso en la siguiente década Dave Holland y John Surman con Anouar Brahem. Esos trabajos siguen estando tocados por la emoción que se desprende de un diálogo sincero, profundo y generoso. Tienen quizá sus huellas de la creación del momento, pero este Ethics, encima con ese título, nace viejo, definido entre el concepto de fusión de finales de los 80 y finales de los 90, entre el koto japonés de Mieko Miyazaki y la guitarra espacial de una escena escandinava superada de Eivind Aarset.

Pero como afirmaba el fundamental saxofonista noruego en el libro “Tocando el horizonte” sobre la música de éste que es su sello “: conseguir que músicos de distintas culturas se unan y creen algo nuevo es algo muy pero que muy difícil. Sobre todo cuando se impone la idea de una “fórmula química” antes que la de un encuentro cultural.



04 mayo 2016

JON BALKE- Warp & Book of Velocities


Jon Balke
WARP
Jon Balke piano, sonidos, imágenes. 
Grabado en el Rainbow estudio de Oslo en septiembre de 2014. Masterizado en Munich. ECM 2016/ Distrijazz

Resulta estimulante encontrarse con un mismo autor tiempo después de su última publicación en solitario, sobre todo cuando gustó. Jon Balke siempre había conjugado su faceta como teclista y hábil manipulador de la electrónica en sus distintos proyectos, hasta que se dedicó al piano en toda su dimensión acústica en Book of velocities (ver justo más abajo). Era éste un trabajo narrativo compuesto de pequeños temas hilados por un argumento superior que bien pudiera venir dado por la convivencia de movimiento y silencio.

Siendo como es referente del jazz noruego y de un sonido que siempre buscó la sofisticación tímbrica y el empaste mixto, Balke llega a este enfoque mitad acústico mitad digital tras la obra de autores como un heredero suyo, Bugge Wesseltoft, o de otras escenas como la de Ryuichi Sakamoto y Alva Noto (post_piano). Su apuesta se sustancia en la respiración de ambientes y situaciones calmas, cerca de la Naturaleza, a través de bosques donde surgen voces y susurros que vienen con la brisa. Elementos vivos que se explican musicalmente desde el piano. El uso conciso de teclados añade un perfil cósmico que le vincula a la música planeadora de los 70.  



Música, sonidos e imágenes construyen un medio de expresión donde el instrumento amplia su potencial evocativo 


Bajo esa perspectiva de sonido, Warp ofrece un enfoque de concepto semejante a Book of velocites en cuanto a que hay también una intención narrativa en la disposición de una música acompañada de sonidos concretos o bien alterados electrónicamente (además de unas imágenes que no vemos). Son piezas cortas con identidad independiente que, como el trabajo citado, configuran un fresco sonoro móvil pero también estático, como atrapado en la niebla de un sueño. Las melodías se abren sin volver la vista atrás, con referencias clásicas suspendidas de Bach y algo sombrías de Grieg. Se da un planteamiento de improvisación restringida con fraseos jazzísticos y modos de canción-folk que nos devuelven su colaboración con Sidsel Endersen.

En suma, el piano lleva consigo la leve envoltura electrónica de unos sonidos que exhalan aire y crean ambientes. Melodía y piano se abren paso en un paisaje musical etéreo y algo complaciente.



Jon Balke
BOOK OF VELOCITIES
Jon Balke (p). Zürich, septiembre de 2006. 
ECM 

Figura relevante de lo que hoy se reconoce como jazz escandinavo, explorador de formatos instrumentales de mediano tamaño en los que suele usar teclados electrónicos, Jon Balke ha decidido por fin explayarse a solas con el piano. La imagen como instrumentista que nos deja la trayectoria del noruego (en esa faceta acústica/eléctrica) parece haber quedado engullida dentro de sus originales formatos en paleta mixta de metales, percusión, cuerdas y voces (Oslo 13, Magnetic North Orchestra, Batagraf).


Dividido en cuatro capítulos con subtítulos y un epílogo, Book of velocities no propone una escucha fragmentada sino, muy al contrario y es su mejor valor, soluble y en movimiento continuo, en la que el tiempo se convierte en decorado narrativo. El trabajo tímbrico, el percusivo y el melódico fluyen sin urgencia, como en un recorrido hecho de instantáneas. 

Buceando en los temas que componen este fresco sonoro - ninguno extraídos para los grupos antes citados- encontramos Spread, titulado This is the movie cuando se incluía en el So I write de Sidsel Endersen. O Nyl, perteneciente a su etapa en  Masquarelo con Arild Andersen.  

Un diario envolvente y móvil este Book of velocities



01 mayo 2016

NOISELF RADIO "Un viaje musical distinto"

RADIO ACTIVITY

Este en un nuevo espacio del blog Noiself basado en programas de radio producidos y realizados por Jesús Gonzalo bajo el nombre de Símbolos entre los años 2000 y 2002 (selección aquí contenida). Podéis encontrar 14 pistas en tres listas de reproducción: noiself world, noiself jazz, noiself new music. En ellas y durante unos 50 minutos, a través de una cuidada selección y presentación de autores tales como Anouar Brahem, Beck, Bill Frisell, Brian Eno, Egberto Gismonti, Elvis Costello, Iannis Xenakis, John Cage, John Coltrane, Miles Davis, John Zorn, Karlheinz Stockhausen, Mederith Monk, Paolo Conte, Pat Metheny, Hermeto Pascoal, Caetano Veloso o Ute Lemper, se propone un viaje por las músicas del mundo, combinaciones de jazz-folk-blues-pop, la música contemporánea y otros estilos sin definir. Hay, además, dos monográficos especiales dedicados al director de cine Akira Kurosawa y a Tom Waits.





Noiself Radio Blog: "A different musical journey"

This a Noiself blog`s new space based in a radio programms called Simbolos, produced and realized by Jesus Gonzalo and broadcasted in a spanish radio station between 2000 and 2002 on this compilation. You can find 14 audio tracks in three different playlist: noiself  world, noiself  jazz, noiself  new music on which, throughout a compelling selection of artists such as Anouar Brahem, Beck, Bill Frisell, Brian Eno, Egberto Gismonti, Elvis Costello, Iannis Xenakis, John Cage, John Coltrane, Miles Davis, John Zorn, Karlheinz Stockhausen, Mederith Monk, Paolo Conte, Pat Metheny, Hermeto Pascoal, Caetano Veloso o Ute Lemper, and for 50 minutes, you can hear world musics, jazz-folk-blues-pop, early electro-acustic and post minimalist piooners, as well as two monographics dedicated to film director Akira Kurosawa and Tom Waits.