INICIO

28 noviembre 2016

PAULINE OLIVEROS Momentos de escucha



Pauline Oliveros, pionera electrónica, compositora y acordeonista, acababa de realizar tres espectáculos titulados Four Mediations / Sound Geometrics en el Jewish Museum de Nueva York este mismo mes de noviembre. Nos dejó el pasado día 24 a los 84 años


El testigo de La Monte Young en su propuesta de un sonido meditativo y sensorialmente conectado con la idea de infinito resulta más evidente en autores como Riley, Oliveros o Palestine. Son intérpretes con mayor autonomía sobre el escenario, haciendo recaer en su discurso la función de autores-ejecutantes y en su capacidad como improvisadores. Estos autores, a diferencia de Reich, Glass, Adams o Monk, no llevaron su obra a un planteamiento escénico articulado. Su apuesta atribuye al compositor, en cierto modo, ser intérprete y gurú al mismo tiempo, o que sus instrumentos procedan de países como India, sean adaptados electrónicamente o se sirvan del espacio tanto como de la música que lo ocupa. 

El concepto room de John Cage es un laboratorio doméstico de creación y expresión. La repetición servirá de elevación espiritual como los mantras, el perfume sereno de Oriente comulga con una dimensión creativa más basada en la improvisación y el diálogo con uno mismo que en precisas reglas escritas. Esta “nueva música” que va surgiendo en la soleada California tiene curiosidad por la India, tierra espiritual e inspiradora de autores como Young o Riley. El concepto de armonía, composición e instrumentación varía hacia formas híbridas, que conjugan diálogo instrumental, tratamientos de electrónica, misticismo y arte conceptual.

Pauline Oliveros en el San Francisco Tape Center en los años 60

Algunos dicen que ella estuvo incluso antes que Riley. Pauline Oliveros (Huston 1932,  24 de noviembre de 2016) formó parte del equipo de San Francisco Tape Music Center, ciudad a la que se mudó desde Houston con 20 años. Para entender su obra hay que tener en cuenta una serie de recursos: improvisación, manipulación o conversión de instrumentos acústicos en electrónicos y uso del espacio escénico como “actor”. El eclecticismo performativo de Oliveros ha sido determinante desde mediados de los 60 en Pieces for wind octet and cash register. Pero si algo le caracteriza es el sonido y la respiración profunda (deep listening) de su acordeón, electrónicamente tratado en la importante pieza de 1988 titulada The roots of the moment. 



"La composición es improvisación congelada"
Igor Stravinsky





En ese periodo inicia una serie de espectáculos en los que profundiza en la reverberancia del espacio en el que tienen lugar. Estas experiencias contaron con el apoyo del trombonista Stuart Dempster y el vocalista electrónico Panaiotis, dando lugar a la Deep Listening Band. Oliveros ayudo a redefinir la improvisación electroacústica y facilitó la intervención en sus proyectos de músicos procedentes de distintos géneros (Primordial/ Lift, 1999). Mantuvo una intensa actividad como docente en Mills College en Oakland y en el Rensselaer Polytechnic Institute, además creó el Deep Listening Institute. Recientemente ofreció una conferencia sobre la diferencia entre "oír y escuchar".







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada