INICIO

10 junio 2016

MASABUMI KIKUCHI Vida, obra y último trabajo Black Orpheus

Masabumi Kikuchi (1939-2015) 
Foto- Hiroyuki Ito for The New York Times


Nació en Tokio en 1939, en un Japón que no tardaría en conocer los efectos de la bomba atómica. Para entonces sus padres ya se habían refugiado en una zona al norte de la isla, llevándose a él y a su otro hermano, Masaharu. Hijo de Hiroshima y Nagasaki y de un país tutelado por los EEUU tras la guerra, era una cuestión de tiempo que entrara en contacto con el jazz en los años 50. Desde la década de los 60, Kikuchi se abrió camino y consiguió labrarse un nombre y un apodo: “Poo-san”. Grabó con Elvin Jones, Joe Henderson y Gil Evans, viéndose muy influido por la etapa eléctrica de Miles Davis.

De talla pequeña y cuerpo enjuto pero fibroso, tenía el pelo largo recogido en una cola ribeteada por líneas blancas. Vestía ropa oscura de corte simétrico. Sofisticado y austero al mismo tiempo, como su música, vivía en Chelsea (Manhattan) desde hacía 20 años. Murió de un derrame cerebral en un hospital de Nueva York con 75 años

Aunque coincidían muy de vez en cuando desde 1970, sería con el contrabajista Gary Peacock con quien puso en marcha Thereded Moon en 1990 al fijar su residencia en Nueva York. Poco después se sumaría Paul Motian. Con este trío eminentemente acústico Kikuchi se hacía visible internacionalmente mientras dejaba atrás una larga etapa de fusión eléctrica. En el primer título Thereded moon (ver selección discográfica) firmó como Masabumi "Poo" Kikuchi.

Con Paul Motian mantuvo una relación creativa que duró hasta la muerte de éste en 2011. Posterior a ella un año llegó la estimulante publicación Sunrise junto al mejor relevo de Peacock, el joven contrabajista Thomas Morgan. Este trabajo, el primer disco firmado a su nombre en 20 años y también primera referencia en ECM, pone el listón alto pese a estar Kikuchi y Motian al final de sus carreras. Si algo define a Sunrise que ya de por sí no encierre el propio título es precisamente alcanzar a tocar lo intangible. Black Orpheus se convierte en la segunda y última en este sello, fruto del testimonio que dejó de un recital en solitario en Japón recuperado por la discográfica alemana.



La última obra de Kikuchi en Tethered Moon, junto a Gary Peacock y Paul Motian, compaginaba significativamente un enfoque de improvisación abierto y canciones de Cole Porter, Edith Piaf, Kurt Weill o Puccini

Kikuchi era poco dado a los standards de jazz y sí a otro tipo de canciones populares. Sofisticado y caprichoso en su fraseo, le gustaba asociar su creación a “espacios y armonías flotantes”, definición que se antoja perfecta si añadimos a Thelonius Monk como referente pianístico. Su estilo, como el de aquél, estaba construido sobre una técnica poco depurada pero extremadamente sutil e intuitiva. Su forma de tocar impuso un lenguaje propio basado en una expresión interiorizada ajena a toda lógica, con un sentido lírico entrecortado pero a la vez de honda respiración, dotado de un tiempo enrevesado y esquivo que solía abrirse a silencios incómodos por inesperados. Todo en Kikuchi, incluso cuando acompañaba su fraseo de gemidos que podían recordar a Keith Jarrett, le era propio e intransferible.


 
Todo en Kikuchi le era propio e intransferible. Este trabajo testimonial a piano solo mantiene, pese a la enfermedad, un vigoroso lenguaje contemporáneo que desprende una atmósfera sensorial introspectiva

Acostumbrado a visualizar su obra en trío, este piano solo resulta un testimonio esencial en un enfoque distinto de After hours (ver vídeo más abajo) que grabara para Blue Note. Su trabajo póstumo en ECM toma el nombre de la película brasileña de 1959 –carta de presentación internacional de la bossa nova-  y del tema del mismo título, incluido en un disco suyo de los años 70. También recupera Little Abi, tema que grabó entonces con Elvin Jones y que dedicó a su hija.  El tono reflexivo y espaciado de Paul Bley se deja sentir en un discurso tupido, concentrado y contemporáneo en el que cada pulsación, algo habitual en él, está hecha con sumo detalle de espacio y color.

Sin caer nunca en el sentimentalismo, su dimensión lírica hoy parece más bien existencialista, compleja y sobria al mismo tiempo. Un disco póstumo que deja una huella reconocible y necesaria



Masabumi Kikuchi 

DISCOGRAFÍA SELECTA:






ECM /Distrijazz
Sunrise con Thomas Morgan y Paul Motian-2012







Tethered Moon en Winter & Winter
Experiencing Tosca- 2004
Chansons d’Edith Piaf-1999
Play Kurt Weill- JMT 1995-reeditado en 2005






Tethered Moon con Gary Peacock & Paul Motian
King Record






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada