INICIO

20 enero 2016

JOHN HEBERT Rambling Confessions, Floodstage, Spiritual Lover, Byzantine Monkey



JOHN HÈBERT 
RAMBLING CONFESSIONS
Jen Shyu-voice , Andy Milne-piano, Billy Drummond-drums, John Hébert-bass
SUNNYSIDE RECORDS 2015


No es fácil encontrar discos de jazz vocal en mi blog, le dije personalmente a John Hébert. Y le pregunté, ¿qué pasa con este disco y su traslado en directo? En ello estamos, para 2017. Bien, es uno de nuestro favoritos y los es por la sencilla razón que no es un disco "con" voz femenina "más" un prodigioso acompañamiento instrumental. A la cantante Jen Shyu ya se le reconoció Jade a Tongue como disco del año pasado, un trabajo que como pueden comprobar es posterior a éste. Incluso la filiación oriental de la vanguardia neoyorquina con la voz es coetánea al trabajo de Sunny Kim Painter`s Eye. Cinco años ha tenido que esperar este proyecto para ser presentado en directo.

Jen Shyu, inflexiones orientales en baladas de blues

Lo que el oyente encontrará en este formato y con estos músicos es un sonido suntuoso, de respiración amplia y tiempos lentos y amplios, de una refinación tímbrica asombrosa que capta todo el imaginario que deja una representación literaria llena de inflexiones ajenas pero no incompatibles con la tradición vocal del jazz. Un placer exótico que a diferencia de otras voces más dulzonas dejará ganas de más.

Hèbert ha tocado en algunos tríos de los pianistas más creativos y variados del último decenio, como Russ Lossing, Uri Caine, Fred Hersch, Kirs Davis o John Escreet, aunque su experiencia más determinante e histórica le uniera al último Andrew Hill






JOHN HÈBERT TRIO 
FLOODSTAGE
Benoît Delbecq (p, synt analógico, elec.), 
John Hébert (b), 
Gerald Cleaver (bat)
Nueva Jersey, 11 de diciembre de 2012. 
Clean Feed. CF 290 


El pianista y teclista parisino Benoît Delbecq se posiciona como un referente estético innovador que trasciende su discreta y moderna maestría en los teclados (en el trío con Samuel Blaser y  Gerry Gemingway) al tiempo que cobra prestigio como productor a ambos lados del océano (con François Houle 5 +1 en Canadá y con el Samuel Blaser Quartet en Nueva York). De la dimensión percusiva única que imprime Gerald Cleaver en cada colaboración habla su presencia en algunos de los proyectos (tríos con Craig Taborn y William Parker, cuarteto con Formanek y Tomasz Stanko, octeto con Hébert-Lucian Ban sobre Enesco) más señalados del jazz avanzado reciente.


Juntar tres músicos tan originales, versátiles y expresivos como ellos, liderados no por un pianista sino por un contrabajista, ya supuso una señalada toma de contacto en su anterior trabajo. Tras Spiritual Lover (2010), y pese a tener carreras todos ellos cargadas de agenda, la alianza se consolida con este segundo disco para el sello portugués, anunciando gira en Europa para 2015. En un tono general que resulta magnético y penetrante, nunca cerebral ni meditativo, el concepto poliédrico en estilos y espacios que nos ofrecieron se reafirma al tiempo que interioriza y gana en expresión.





Queda matizada y más sutilmente interpretada su vertiente eléctrica, que les acercaba a un original sonido de jazz fusión, haciendo prevalecer la acústica. Pero esa original ambivalencia electroacústica de piano-teclado queda contrastada por el primer Cold Brewed y el último On the Half Shell títulos, en los que se pasa de una atmósfera sicodélica imaginada por Paul Bley a un Ornette Coleman festivo que se encuentra con Joe Zawinul, en un tiempo bop sin igual de Gerald Cleaver; o de la balada Loire Valley al bello tema africano Saints, donde Benoît Delbecq toca teclado y “piano preparado” imitando a una kalimba, un kora y un balafón al mismo tiempo, que da paso, tras un breve silencio, a la explosión de color en Sinners manteniendo la naturaleza africana.

Pese a desplegar empuje y texturas, se puede decir que es la inmersión en el sonido y en la pulsación continua la que generan un clima melódico único. De este modo, detalle e imaginación producen una música abierta, hermosa y plena.  





JOHN HÈBERT TRIO
SPIRITUAL LOVER
Benoît Delbecq (p, clavinet, synt), 
John Hébert (b), Gerald Cleaver (bat)
Grabado el 23 y 24 de septiembre de 2008
Clean Feed













Miembro destacado de algunos de los tríos más señeros del último lustro, como el de Russ Lossing o John Escreet, del de Uri Caine o Fred Hersch, más quizá por su determinante experiencia en este formato como privilegiado testigo del último de Andrew Hill, Hébert lidera el suyo propio sin ceder al criterio de ninguno de los anteriores ilustres pianistas. Ni tan siquiera hay un asomo de afinidad con el sonido “rústico” de su más preciado proyecto Byzantine Monkey (Firehouse 12, 2008), trabajo de cuidada filiación con un free lírico y de reminiscencias rurales e incluso orientales.


El secreto, encontrándonos ante un espacio intrincado y cómplice como el que comparte con Lossing, la compleja construcción de los tiempos iniciales de Hill y las texturas menos animadas del Bedrock de Caine, habría que buscarlo en el timbrado acústico-eléctrico-preparado del teclado, contrastando a la vez una actitud introspectiva y sicodélica que se refuerza melódicamente en las líneas de bajo y se desplaza suspendida en los detalles aéreos  o de agitación y materia en una percusión edificante y figurativa.

Su estimulante escucha sugiere, sin evidenciar otra deuda salvo con el presente, una transposición a trío y a esos dos niveles de los trabajos de indagación electrónica que Paul Bley publicó en Circles (1971-72) y cuya experiencia daría paso a obras acústicas como Open to Love.



John Hébert 
BYZANTINE MONKEY

Michael Attias: alto sax, baritone sax; Tony Malaby: tenor sax, soprano sax; John Hebert: bass; Nasheet Waits: drums; Satoshi Takeishi: percussion; Adam Kolker: flute, alto flute, bass clarinet (2-4, 8). Firehouse   12 Rec.,   2008

Justo antes de emprender este proyecto, entre 2001 y 2007, John Hébert formó parte del último trío de Andrew Hill (con Nasheet Waits/Eric  McPherson). Trabajos de tan hermosa y cuidada filiación como éste, en un formato de número y funcionalidad como los de MIngus, se expresa a través de una intensidad free de empuje y también lírica, con reminiscencias  rurales  e incluso  orientales (Ornette Coleman, Don Cherry, Sam Rivers).+

Byzantine  Monkey coloca a John Hébert en el punto de mira no sólo del instrumento sino de la composición en la primer decenio del 2000. El aliento final en New Belly es pura ensoñación que  cierra el ciclo del canto inicial en La Reine de la Salle. Un joya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada