INICIO

12 noviembre 2015

NILS ØKLAND BAND- Kjølvatn



NILS ØKLAND BAND
KJØLVATN
Nils Økland (viola d'amore, violín noruego, violín), Rolf–Erik Nylstrøm (saxofón alto y barítono), Sigbjørn Apeland (harmonium), Håkon Mørch Stene (percusión, vibráfono) Mats Eilertsen (contrabajo). Grabado en la Iglesia Hoff de Østre Toten, Noruega, junio de 2012- ECM 2015


Suena el disco por vez primera y no estoy solo. Me acompañan dos amigos que son pareja. Ella escucha las primeras notas y aventura rápidamente un estilo y una procedencia: “música celta”. El disco sigue y ya estamos en el corte tres. Él, gran aficionado a la música clásica y a Beethoven, dice con prudencia y criterio histórico: “esto parece música del Renacimiento, pero hay algo como oriental o moro”.



Reconozco que aunque sea la primera vez que escucho a Nils Økland, que tiene unos cuantos trabajos en este sello y dos en el filial Rune Grammophon, su música no me resulta ajena. Es de Noruega, lugar, de ahí mi interés en el test a ciegas que le brindo a mis amigos, que ambos han visitado. Descubro el misterio que hay detrás de lo que escuchan y ofrecen, ahora, comentarios que ya no son musicales. Hablan de la grandeza de los fiordos, de espacios abiertos, de silencio, de frío y rocas negras vestidas de musgo, de la debilidad del sol...

La immersión en el folclore nórdico es lo que realmente da personalidad a esta corriente promovida desde la interpelación de estilos y la intermediación de  improvisación

Posiblemente no habría mucho más que añadir, pero...Durante las dos primeras décadas de existencia del sello alemán (1970-80), ECM tenía su cuartel de grabación en Noruega. Al mismo tiempo que se ponían los cimientos de un jazz con identidad europea se hacía con el escandinavo. Pero es la inmersión en el folclore nórdico (noruego y sueco) lo que realmente le confiere personalidad a esta corriente promovida desde la interpelación de estilos y la intermediación de una improvisación no-jazzística.



Buceando en la memoria de esta estampa noruega, que sin duda Nils Okland (1961) actualiza, se me ocurren tres paradas previas fundamentales con el folk en ECM y también un puente hacia el presente. Rosensfole, de Agnes Buen Garnas y Jan Garbarek, Agram, de Lena Willemark y Ale Möller y Sagn, del contrabajista Arild Andersen, eran ricos tapices de canto popular renovado que conservan intactas toda su emoción y belleza. El puente en este diálogo entre épocas lo ocupa de manera instrumental -los antes citados se basaban en canciones y runas- el Christian Wallumrød Ensemble -del que Okland ha formado parte- con un sonido mixto que funde instrumentos de época y actuales, música antigua y nueva, a Henry Purcell y Gavin Bryars.


Grupo instrumental que posibilita el encuentro entre folclore, músicas improvisadas antiguas y timbres de fusión contemporánea
Økland, violista “d`amore” con su especial sonido metálico y también violinista, una ambivalencia entre épocas en sí misma, parte de estos antecedentes pero se sitúa justo en un punto distintivo que incluiría, siendo acústico su terreno, la apuesta electrónica expansiva, ceñida al sello, a una región y una época (el electro-jazz escandinavo de finales de los 90), el trabajo Khmer de Nils Petter Molvaer. Nos referimos no tanto a la naturaleza del sonido o del mensaje como a la elaboración del mismo, al contraste de intensidades jazz-rock (recordar su trío Lumen Drone) entre planos aéreos, ruidos de distorsión y fricciones.

Encontraremos en Kjølvatn pasajes muy distintos dentro del perfil de producción sobre folk-noruego abierto por referencias  como Rosensfole, Agram o Sagn. No faltan en el “catálogo nórdico” de ECM multitud de publicaciones de este género que resultan anodinas. No es su caso. Desde el primero de los temas que invita a una recreación medieval al cuarto, que es una transposición imaginada en el paisaje noruego de Flamenco Sketches (Kind of blue), tienen todos un planteamiento acústico que permite las referencias a músicas históricas vinculadas a otras más sofisticadas. Su búsqueda es la de un punto de encuentro en el camino entre folclore, músicas improvisadas antiguas y timbres de fusión contemporánea.

La portada resulta familiar. Mis amigos evocaron acertadamente el paisaje, de allí procede esta música de hoy que parece que estuvo allí siempre.

ECM PLAYER




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada