INICIO

10 septiembre 2015

UTE LEMPER- cabaret después de Kurt Weill

Conexión Berlín- Broadway 

después de Kurt Weill
En directo, su presencia es la de un animal de escenario que domina todos los recursos expresivos, tanto vocales como escénicos, rebosando elegancia e inteligencia en su interpretación. Un sello personal, el de la cantante y actriz alemana, que proviene del cabaret y del legado de Kurt Weill y del eje cabaretero por excelencia París-Berlín, ampliado a Broadway, el music hall y el pop



Afincada en Nueva York desde hace tiempo, la diva del cabaret moderno ha sabido compatibilizar una rigurosa formación clásica (su madre fue cantante de ópera) con la tradición popular de lencería y rojo carmín en la barra de un bar o en los cafés, la del circo y los prostíbulos. Por ello, y por ser alemana como Marlene Dietrich o Hanna Schygulla, hizo suyo el legado que define la ruptura con el planteamiento burgués decimonónico en la construcción de un arte calificado como degenerado para el régimen nazi, el que surgió de la República de Weimar a través de un mensaje teatralizado con carga política: el de Bertolt Brecht y, sobre todo, Kurt Weill. De Berlín hasta Broadway, nuestra protagonista (ver discografía selecta más abajo) ha seguido los pasos del compositor judío fallecido en 1950 en Nueva York. 



Lemper extendió su visión refinada del cabaret a la música de cámara repetitiva y mozartiana de Michael Nyman en Songbook hacia el pop etéreo de Illusions y el más oscuro de otros autores como Tom Waits, Nick Cave y Elvis Costello en la atmósfera subyugante y seductora del álbum Punising Kiss, donde el Divine Comedy Neil Hannon estuvo al frente de la producción.


El peso del idioma, de toda una cultura, es fundamental en un formato de canción con letras que forman parte de la memoria de un siglo. Si la cantante empezó por su más directa influenca berlinesa y luego se sumergió en la escena de Broadway, en su proyecto Voyage hacía una incursión en la chanson cuando recopila versiones sobre Edith Piaf (Le acordeonist, Rien de Rien), Jacques Brel (Ne me quitte pas) o su más directa influencia germana:  Dietrich (Lili Marlen , con segunda estrofa en inglés), además del clásico de Weill September Song. Lemper no sólo domina la chanson, la lengua de Shakespeare o el alemán (poco recurrido), sino también el lenguaje de gestos, el teatro (introducciones narrativas ambientadas musicalmente) y la danza. 

Dicho esto, su carrera se ha ido decantando por el peso del inglés (recordemos su extenuante participación los musicales Chicago y Cats durante la década de los 90) y por una interpretación ajustada en tiempos y expresividad a un concepto tan infalible como envasado al vacío. Estos factores, definidos por un estudiado producto comercial, requieren de un esquema y un marco en vivo más recogido y cálido para dotar la dimensión viajera de este cancionero de un mensaje más empático y permeable. alma  que cuenta con el respaldo de un cuarteto de jazz desaprovechado en su capacidad creativa. 



El musical y el bel canto, o el mismo viaje que Llevó a Kurt Weill y Lotte Lenya hasta Nueva York, parecen haber marcado la carrera de una cantante sobrabada de facultades y expresividad. Acaso un de los mejores exponentes de la canción pop escenificada desde el cabaret, el music hall y la chanson francesa. 

Ute Lemper aborda en su trabajos últimos un repertorio variado (que incluye cantos tradicionales árabes y judíos) y de potencial escénico con envidiables facultades técnicas y expresivas. Su cautivadora presencia (haciendo funciones propias de músico y actriz) cuenta con la brillantez de un grupo instrumental polivalente entre el jazz y pop que alterna la vocación acústica con la eléctrica. El refugio nocturno del cabaret de nuestro días.


Discografía selecta:






























Kurt Weill:
  • Singt Kurt Weill (1986)
  • Life is a Cabaret (1987)
  • Crimes of the Heart (1989)
  • Die Dreigroschenoper (1990)
  • The Seven Deadly Sins (1990)
  • Ute Lemper sings Kurt Weill (vol. 2, 1993)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada