INICIO

18 octubre 2014

MARCIN WASILEWSKI TRIO Spark of Life, Faithful & January

              Marcin Wasilewski Trio
SPARKS OF LIFE

Marcin Wasilewski (piano), Slawomir Kurkiewicz (contrabajo), Michal Miskiewiz (batería), 
con Joakim Milder (saxo tenor)
Lugano, Suiza, marzo de 2014. ECM 

Con el conjunto de Wasilewski, en cuyo primer bautizo se hizo llamar “democráticamente” Simple Acoustic Trio, ocurre algo parecido como con el pianista noruego Tord Gustavsen: ambos siguen fieles a ECM y su obra no avanza creativamente. Es cierto que con el tiempo, ya lo anunciamos hace bastantes años en sendas entrevistas a los protagonistas, y el viento en popa que imprime esta escudería alemana, llegarían a lo más alto. Los dos siguen en primera línea del jazz europeo. En el caso de los polacos, además, por haber servido de andamio rejuvenecedor, entre finales de los 90 y finales de los 2000, a Tomasz Stanko, icono de la creación continental.
Había más conexiones entre estos dos músicos pertenecientes a una misma generación: orbitar en el universo Jarrett. Para uno, el polaco, por un gran trabajo de refinación y construcción armónica, para el otro, el noruego, por un lenguaje interiorizado en el blues y el folk de los 70 del célebre pianista de Pensilvania. También ambos tenían una predilección por las duraciones cortas, por el formato de canción pop, algo que textualmente ha sido leído, entrega tras entrega, por el repertorio de Wasilewski desde aquél primer trabajo de 2005 para ECM que incluyera la mejor de su lista de versiones: el “Hyperballad” de Björk.



Conjunto post advenimiento de Brad Mehldau, con un pie en la solvencia técnica académica y otro en un lengujae comunicativo, con el paso del tiempo el conjunto polaco manifiesta en sus discos para ECM un agotamiento de ideas que ya se intuía en January  (2008) y se percibía con claridad en Faithful (2011). Y eso pese a servir de eslabón inspirador a los trabajos “pop” de Manu Katché en este sello. No basta añadir a un discreto invitado al saxo para emular los conjuntos del percusionista francés. Ni tampoco incluir un “hit” de Sting, “Message in a Bottle”, y compensar el otro extremo estético, el patrio de Krzysztof Komeda/Stanko, al siguiente corte.
Innecesariamente largo, en exceso melifluo en sus figuras líricas, cayendo en tópicos propios y del sello que apelan a la sensibilidad ñoña, Spark of life, como producto en disco no tanto en directo, ofrece un diagnóstico urgente de cambio de ideas, de músicos o de producción.
Marcin Wasilewski Trio
                                                            FAITHFUL

Marcin Wasilewski (p), Slawomir Kurkiewicz (b), Michal Miskiewicz (bat).
Lugano, Suiza, agosto de 2010. ECM 

En su tercera entrega para ECM, y después de casi dos décadas juntos, el trío polaco no presenta sorpresas de estilo ni de mensaje en la evocación de climas melódicos, territorio en la estética del trío moderno (de Evans a Mehldau) en el que han sido un referente, más si cabe desde su colaboración con Tomasz Stanko. Si bien Faithful mantiene los puntos de interés característicos de su personal aliento baladístico, optimista y ligero, grave y penetrante a un tiempo, asentados en un concepto del espacio que mantiene ocultos sus pespuntes estructurales tras un sonido transparente, ingrávido y ralentizado, es su alejamiento del repertorio pop, no así de ciertas vinculaciones semánticas tras los buenos resultados obtenidos con Björk y Prince, un punto llamativo de este trabajo. 



Por lo demás, se mantiene el espacio dedicado a rescatar temas de los 70 de autores adscritos a este sello, antes Gary Peacock y Carla Bley ahora un Paul Bley plenamente substanciado en Big Foot, así como standards de los 60, antes Wayne Shorter ahora Ornette Coleman en el rapsódico título que bautiza el disco y que revela también el origen del sonido ECM. La demarcación entre la creación culta de raíces populares de Ennio Morricone y su poder visual lo retoma aquí abriendo el disco An den klein Radioapparat (The secret marriage en la adaptación de Sting) de Hanns Eisler. Mientras que la inclusión de Oz Guizos de Hermeto Pascoal se asume desde la contención antes que la locuacidad del brasileño.                                                                           

Wasilewski, por su parte compositiva, aporta cinco piezas que van situándose entre estos ejes programáticos, en ellas recae ese lirismo resuelto y vitalista, por momentos estático, que hace fácil el difícil contraste entre nervio (Night train to you) y deleite contemplativo (Woke up in the Desert). Al nivel de los dos anteriores en este sello.





   JANUARY

Marcin Wasilewski (p), Slawomir Kurkiewicz (b), Michal Miskiewicz (bat).
 Nueva York, febrero de 2007. 
ECM                                                                       

Grabado poco después del Playground de Manu Katché, espacio y tiempo sitúan a esta formación polaca en Nueva York en el mes que da título a este trabajo. El estudiado repertorio tiene un planteamiento temático común a su anterior  registro, entonces firmado por el Simple Acoustic Trio (2004). Predominan las composiciones de Wasilewski,  ya reconocibles dentro del cuarteto de Stanko, se incluye un tema escrito por el trompetista, se versionan selectas piezas del jazz contemporáneo (Gary Peacock, Vignette, y Carla Bley, King Korn, en el lugar de Shorter), aparece un nuevo standard pop (el Diamonds and Pearls de Prince suena a country melódico, donde Björk) y una breve improvisación libre sirve de nuevo de epílogo. 



La nostálgica Cinema Paradiso queda suspendida en la construcción incorpórea de la melodía que caracteriza a este trío. Es ése uno de sus rasgos de expresión distintivos, sostener la melodía entre lienzos de cromatismo espaciado y ondulante; el otro trabaja en terrenos más estructurados y rítmicos, en un elaborado contexto de inspiración baladística, bluesy  y ornettiana. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario