INICIO

22 marzo 2013

BEN GOLDBERG- Unfold Ordinary Mind & Subatomic Particle Homesick Blues


BEN GOLDBERG


El músico afincado en San Francisco, nombre fundamental desde la década de los 90 para la regeneración del klezmer y por edificar un estilo incisivo y melódico de una amplia narrativa y plásticidad cercana a la de Steve Lacy, abre 2013 con dos publicaciones que aunque salgan juntas se distancian en el tiempo. Ambas tienen elementos comunes y diferenciados alrededor del señalado disco Go Home (2009), en el que Goldberg ya convocaba blues, rock y folk con saxos tenores, guitarra eléctrica y batería, cuestión de estilo y también funcional que se explican si se repasa sus experiencias de estos años y nos fijamos en las mixturas tímbricas que perseguía Paul Motian en sus grupos sin piano.

La participación de Goldberg en la última década dentro del Tin Hat, banda que se mueve en interesantes terrenos cercanos al folk-pop de cámara, en el grupo Be Bread de la pianista Myra Melford o en la conceptualización de proyectos tan sustanciales como Orphic Machine, poema musicado por un noneto de cámara mixta, tienen en estos dos trabajos para quinteto un núcleo expresivo que aglutina y reformula todas estas experiencias.

Unfold ordinary Mind

Ellery Eskelin (saxo tenor)
Rob Sudduth (saxo tenor)
Ben Goldberg (clarinetes)
Nels Cline (guitarra)
Ches Smith (batería)
BAG (004)

Si nos basamos en un análisis comparado entre estos dos trabajos, salta la vista por los músicos con los que se cuenta que el proyecto goza de un plus de inconformismo en el sonido que los primeros compases polifónicos de Elliptical parecen querer desmentir, hasta que surgen la guitarra y la percusión. 




Ches Smith y Nels Cline están en la función rítmica. Smith es más esquemático que Amendola, el batería de Nels Cline en sus Singers que participaba en Go Home. Goldberg mantiene la misma base pero se coloca esta vez en un espacio que queda vacante: el bajo. Completada esta función en una sección en la que Cline, salvo en el final de Stemwinder, no despliega su arsenal de efectos y pliegues ruidistas, la parte de metales, imprescindible para mantener esa reminiscencia cruzada en los vientos, muy evolucionada del viejo jazz-blues de Nueva Orleans, se concreta en dos saxos tenores de sonido prístino y líneas figurativas que tienden a la disonancia (estando siempre en consonancia).

Tenemos así una música de gran riqueza expresiva y originalidad de matices debido al excelente partido que se extrae de esta singular paleta, pero también del ensamblaje que posibilita la escritura de Goldberg, para la que el engranaje colectivo y las sutilezas individuales quedan enmarcadas en una soltura y respiración encomiables. 

En resumen, un disco que respira de lo apuntado antes en cuanto estilos, del folk-blues-rock a la música polifónica que conecta Europa con África. Un trabajo de largo recorrido, el que nos lleva hasta él y el que sigue tras él.

Subatomic Particle Homesick Blues

Ben Goldberg (clarinetes)
Joshua Redman (saxo tenor)
Ron Miles (trompeta)
Devin Hoff (bajo)
Ches Smith y Scott Amendola (bat) BAG (003)

Este trabajo se grabó en 2008 y deja a la vista con mayor claridad y énfasis (Goldberg aquí no cubre la función de bajo) el planteamiento cruzado en el front line polifónico vinculado al jazz de Nueva Orleans de las primeras décadas, siempre intentando surcar nuevas senda en el juego cruzado del dixieland, añadiendo un clima melódico más folk y permitiendo espacios solistas más abiertos.

En cierto modo, y no sólo porque aquí dentro esté un Ron Miles que pule la melodía en cada nota, hay algo en el comienzo, en ese dinamismo positivo, que nos recuerda Bill Frisell y sus incursiones en el folk-blues más recientes sobre el sur (The Great Flow, 2012). Es quizá por ello que esta música nos parezca más visual, como para películas mudas (Dave Douglas), festivo (bogaloo de Who died and where I moved to)y evidente en cuanto a un estilo enraizado en la tradición del jazz.

Resulta oportuno comprobar que estos dos trabajos, separados al menos 4 años de su confección, dibujan sendas orillas de una misma obra personal que recorre el Misisipi. Un viaje al sur que dibuja imágenes reconocibles y animadas (ésta) y más contemporáneas (el anterior). 



No hay comentarios:

Publicar un comentario