INICIO

17 septiembre 2012

ERI YAMAMOTO TRIO- The Next Page









Eri Yamamoto Trio 
The Next Page


    Eri Yamamoto (piano), David Ambrosio (bajo), Ikuo Takeuchi 
(batería) Nueva York, octubre de 2011   AUM Fidelity

El sello de Brooklyn comparte inquietudes con la cultura panafricana y también  con la creatividad japonesa afincada en Nueva York, como el caso que nos ocupa. Este es el séptimo álbum de un trío que cumple 16 juntos desde que su líder se afincara en la ciudad. Al primer contacto con la música de Yamamoto se descubren los pilares que le inspiran, que no son otros que los giran alrededor de los que ha llevado infinidad de veces a Japón el muy idolatrado en aquellas islas Keith Jarrett. Especialmente tomando de su amplio espectro aquél más bucólico que se asoma al cuarteto nórdico, mediados los 70, para construir My Song, donde daba un giro hacia un contexto de gran impregnación melódica basándose en el folk-blues.


 La pianista nipona amplía y enfatiza este legado en los pasajes melódicos, pero en su enfoque se ensancha el espacio entre líneas sin llegar a la respiración despojada de un (por  estilo y procedencia) Masabumi Kikuchi. La degustación de ambientes de lirismo positivo y pastoral (los paisajes y el deambular por ellos) inspiran algunos de los temas de manera expresa. El grupo se concentra en una exposición basada en la melodía que no persigue descubrir aristas ni fisuras en ella, tampoco esquinas poco alumbradas que oscurezcan un motivo anímico estimulante y grácil.


Elegante y sugestivo (escuchen Dark Blue Sky, el Standard trio de Jarrett en The Cure aplicando menos músculo), decididamente lírico y atmosférico, The Next Page ofrece una escucha (es su pretensión) parecida a la experiencia de un concierto en vivo: como si tocaran justo al lado. Su mayor logro, en consonancia con esta vuelta a la melodía que se extiende por cierta creación actual alejada de abstracciones y estridencias, permitirte entrar y salir de sus praderas sinuosas y llenas de color. Además, su escucha nos deja 60 segundos que conforman el corte 7 (antes del soberbio Up and Down) para que el aficionado vaya a ponerse “algo de beber”. 
Disco generoso en duración y también en paisajes de leves y sutiles contrastes. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada