INICIO

26 agosto 2012

CHES SMITH-Congs for Brums

Ches Smith`s Congs for Brums



Psy-chopredictions



Ches Smith 
(bat, perc, vibes, elec.)
Preposterous Bee Music. BMI



Es uno de los bateristas del momento, sobre todo desde que es miembro del Snakeoil (antes Totopos) de Tim Berne y de grupos como el cuarteto de Darius Jones, Mary Halvorson y Marc Ribot, además de otros proyectos que le llevan hasta la costa Oeste (Orphic Machine de Ben Goldberg), se le puede ver siempre involucrado en proyectos avanzados. En Congs for Brums, sesión en solitario que viene haciendo desde finales de los noventa cuando residía en el área de San Francisco, nos plantea un trabajo en solitario en el que vemos reafirmada la idea suya de extender la gama y el volumen de su toque ampliando su espectro sonoro con instrumentos en su dimensión acústica y electrónica.

Este disco-set así definido ya muestra en su título una nada oculta afinidad con un trabajo conceptual previo cercano al pop. No olvidemos que en ciertas escenas jazzísticas como en las que se desenvuelve Smith o Eivind Opsvik o Matt Bauder el tratamiento melódico, refinado y de perfiles difuminados por planteamientos contemporáneos que van del pop a la música atonal o el ruidismo, se ve matizado por esquemas sencillos y repetitivos con tratamientos miniaturistas y de error digital traídos por la electrónica y cierto gusto retro por las cajas de ritmos. Ejemplo de todo ello son los trabajos de Opsvik & Jennings al que se apunta Smith desde una perspectiva, claro está, menos melódica y onírica y más percusiva y matérica.

Psy-choprediction nos sitúa en el presente de una creación que no entiende de fronteras de estilo: ¿acaso alguien se las pedía a Naná Vasconcelos o a Pierre Favre ya desde mediados de los años 70? Nada que ver con aquello, aunque sí es necesario afirmar que Smith juega con cierta ventaja usando la electrónica a diferencia del trabajo, muy en boga en el sello ECM en los 80, de usar técnicas de sobreexposición que aquí, se insiste, no han hecho falta. 


Así pues, el enfoque es de un set pensado para el directo que queda distribuido en tres temas sin interrupción alguna, en el que el trabajo electroacústico, con mayor o menor masa, el toque levitante del vibráfono y las secuencias de cajas de ritmos y errores digitales se van sucediendo. Lo llamativo de todo ello, cómo consigue ser musical y crear sentido melódico usando tambores. Curioso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario