INICIO

15 junio 2012

LIBROS-Tocando el Horizonte, La Música de ECM


Tocando el Horizonte
La Música de ECM


Varios autores-Global Rhythm Press


Conducido por la voluntad visionaria de su fundador, ECM representa en la música contemporánea una búsqueda inagotable de senderos de creación. Este libro, en lujosa edición, glosa su trayectoria


Ejemplo singular y comprometido de cómo se puede crear sin hacer uso de métodos posmodernos, justo en la época en la que estos empezaban a implantarse en la sociedad occidental, podemos afirmar sin equivocarnos que ECM atesora, desde que se fundó en 1969, un número nada discreto de piezas categóricas del arte sonoro. Obras que no sólo han abierto nuevas vías en la expresión musical sino también en los conceptos de grabación, diseño y edición inherentes a la política comercial de un sello discográfico. 

Tocando el horizonte es un oportuno e inusual libro que a modo de mapa de sonidos/voces sirve de guía al lector/oyente por las distintas propuestas que este sello ha venido acumulando con el tiempo. Steve Lake y Paul Griffiths, críticos musicales y productores cercanos, hacen un lúcido y pormenorizado análisis de las distintas corrientes que sustentan su vasto catálogo, acompañando cada enfoque de valiosos testimonios de sus protagonistas y de artículos realizados por expertos en la materia.



Manfred Eicher (foto superior) siempre tuvo presente la calidad del sonido y el inconformismo a la hora de producir. Su primera iniciativa a pesar de provenir de la música clásica fue el jazzApoyó desde el comienzo las bases del nórdico (Garbarek, Stenson, Christensen, Vesala, Balke), marcó las líneas maestras del europeo (Rava, Stanko, Surman, Wheeler, después Sclavis), abrió nuevas rutas geográficas (Walcott y Gismonti en los 70, Shankar y Saluzzi en los 80, Brahem en los 90, Kayhan Kahlor en 2000, Micus en todas), sorpresivamente atrajo hacia sí el legado de Ornette Coleman, el avant-garde y la improvisación libre asociada a la AACM (Haden, Cherry, Motian, Art Ensemble of Chicago, Wadada Leo Smith, la New Edition de Jack DeJohnette, Roscoe Mitchell…), reunió a una lista de desconocidos guitarristas que hoy son escuela (Abercrombie, Rypdal, Metheny, Frisell)-

Brindó también la oportunidad a un pianista como Keith Jarrett (estrella indiscutible del sello a la que se le dedica todo un “universo”) a dar rienda suelta a una exploración inaudita e inabarcable para un pianista de jazz (los recitales a piano solo, la orquestación, el multiinstrumentismo, sus cuartetos americano y nórdico, el repertorio clásico, la redefinición del standard y la libre improvisación a trío). Con la perspectiva que proporciona Marilyn Crispell se reivindica también la modernidad del legado del otro pianista del sello cuya influencia aunque más discreta es también definitiva: Paul Bley.


 Manfred Eicher y Jan Garbarek en los estudios 
Rainbow de Oslo a mediados de los 70

Según el principio del “centro y la periferia”, el productor fue más allá de la fundación de un característico y espaciado sonido envuelto en unas portadas que anunciaban desde la superficie la singular exquisitez del interior. Tras publicar en los 70 títulos de los minimalistas americanos Steve Reich, John Adams y Meredith Monk, en los 80 saltó las barreras ideológicas para otear el horizonte de la música soviética (la estela de Pärt, Tormis, Kancheli), con él echaban a andar las New Series, territorio dedicado al repertorio de la música clásica (canon Bach) y contemporánea europea (Kurtág, Lachenmann, Holliger, Goebbels) y norteamericana (Ives, Nancarrow, Cage). 

Manfred Eicher y la estrella indiscutible del sello, Keith Jarrett


Tras colaborar con el conjunto vocal Hilliard Ensemble para Arvo Pärt, Eicher emprendió “nuevos descubrimientos” en la música antigua (Garbarek/Hilliard, The Dowland Project). ECM se ha aventurado recientemente en terrenos de la canción, dentro del folklore nórdico (Lena Willemark y Ale Möller), el mediterráneo (Savina Yannatou, Amina Alaoui, Elina Duni) y el anglosajón (Robin Williamson). El sobrepeso intelectual recae en las publicaciones relacionadas con el cine (Godard y Angelopoulos-Eleni Karaindrou). Las celebres e inconfundibles portadas y la encomiable labor de los ingenieros de sonido (Eicher se inspiró en la suspensión íntima del Kind of blue de Miles Davis) tienen también su espacio.

Un proyecto personalista antes que independiente que rebasa los 40 años demostrando el estado vital de la música y las cuentas que produce.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada