INICIO

28 junio 2012

DAVE HOLLAND- Alrededor de 5

DAVE HOLLAND 

            

Alrededor de 5

 Big Band

Entre sus muchas virtudes como músico, compositor y acompañante existe una que es desprende de todas las demás: la clarividencia. Y es que Dave Holland parece estar siempre en el sitio indicado en el momento idóneo, allí donde se vislumbra un filón creativo o un buen proyecto. Por todos es conocido su participación en la transición del Miles acústico al eléctrico, en su posición activa en la creación del sonido ECM de los años 70 (con Chick Corea, Collin Walcott, John Abercrombie, Jack DeJohnette, etc), la creación de su primer quinteto en los ochenta (con Steve Coleman y Kenny Wheeler), su faceta indispensable como acompañante durante los noventa (su nombre estaba por doquier, al lado de Metheny, Lovano, Hancock, Betty Carter, Anouar Brahem…), en la fundación conjunta de grupos más actuales y exitosos como ScoHoLoFo (Scofield, Holland, Lovano, Foster) o la recuperación de otros como Gateway (Abercrombie-DeJohnette).


En 1997 fundó su segundo quinteto (saxo tenor y soprano, trombón, batería, bajo y vibráfono-marimba), un grupo que ha sido todo un revulsivo en el panorama del jazz de finales de siglo XX y durante la primera década del 2000. Holland y su quinteto han recibido siempre críticas entusiastas, premios en los medios especializados y siempre ha contado, además, con el respaldo del público. Las extensas giras realizadas en estos años, incluso con proyectos desarrollados a partir de este núcleo de cinco miembros como el octeto o la big band, son prueba de ello. Sus discos para ECM fueron recibidos entre elogios y buenas ventas, sobre todo Prime Directive (2000), Not for nothing (2001), Extended Play (2005) y What goes around (2003), éste con la big band y última referencia en el catálogo del músico en ECM. 




Tras el doble en directo con el quinteto en Extended Play desde el mítico Birdland, donde acaso dejaba su testamento de excelencia, el contrabajista británico se volcaba en la big band con la que después de What goes around publicaría Overtime (2005), disco que servía para estrenar su propio sello discográfico Dare2 Records donde dejaría espacio para el octeto, proyecto previo al formato mayor, en Pathwalks (2010). 






La culminación orgánica del quinteto ha posibilitado difundir parte del repertorio y del concepto del mismo en formatos de mayor envergadura. Esta musculosa y excepcional big band (con músicos como Antonio Hart, Josh Roseman, Gary Smulygan, Duane Eubanks…) parte de la base del quinteto, que queda contenido dentro de ella. 


En What goes around  se hace más que evidente que el núcleo del concepto es el quinteto. Ahí están los emparejamientos entre trombón y saxo, esos dúos de polifonía abrazada que son todo una red de líneas cruzadas; la fogosidad encendida de la batería (Nate Smith sustituye al enérgico y veloz Billy Wilson) y sus tiempos rápidos en un groove que sabe intercalar el funk sin perder pegada ni sutileza con los platos; o ese genio introvertido que marca los detalles subterráneos entre el lirismo atonal, los detalles repetitivos y los subrayados sostenidos de marimba y vibráfono. 

Holland resalta el juego melódico, abre y cierra volúmenes con silencios y mantiene bajo control la fortaleza rítmica en patrones de swing y jazz-funk. Los finales de los temas que en su día fueron estrenados por el quinteto, por ejemplo, se redefinen para deslizar con suavidad la energía y la contundencia acumulada hacia un lirismo de acabado clásico que se aprecia en Extended Play y que quizás venga inspirado por la escritura para orquesta.



Overtime (a diferencia de What goes around) es una obra cuyo esquema se acerca a la suite, y todas las piezas han sido escritas, desde un principio, para este gran formato. Porque importante es el peso de la composición en un planteamiento que desgaja su exposición para abrir espacios de solismo compartido con otros absolutamente aislados al que se van sumando más instrumentos, ya que aunque existan primeros planos (se puede introducir el tema de manera individual) el valor de la sinergia de grupo es asombrosa. Steve Nelson, Chris Potter, Robin Eubanks y Nate Smith ayudan a Holland en la escritura para este genial organismo expansivo (planos sonoros) y dimensional (focos entre secciones) con el que construye una arquitectura dinámica partiendo del quinteto. Una formación ya histórica que marca pautas renovadas a la tradición de las big bands.


video



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada