INICIO

04 junio 2012

AMIR ELSAFFAR Inana



INANA
Amir ElSaffar (tp, santur, voz), Ole Mathisen (st, ss), Zafer Tawil (oud, perc), Tareq Abboushi (buzuki), Carlo DeRosa (b), Nasheet Waits (bat). Brooklyn, 30 de mayo y 6 de junio de 2011. Pi Recordings. 








Inana fue la divinidad sumeria de la fertilidad, lo que sitúa temáticamente a este disco como una continuación en la inspiración etnográfica de la zona situada entre el Trigris y el Éufrates de su muy recomendable previo en directo Two Rivers (Pi Recordings 2007), con el que se fundó un grupo del mismo nombre en el que aparecían Rudresh Mahanthappa y, aún hoy, Nasheet Waits. ElSaffar es un trompetista nacido en Chicago con pasado iraquí por parte de padre, formado como músico tanto en Occidente como en Oriente (en la tradición modal del maqam o maqamat sobre los que se edifica la música clásica árabe). En este reducido en palabras pero amplio marco cultural, conectado a cierto legado religioso y estético de la AACM, se configura una propuesta que desafía con éxito las transposiciones técnicas (tónicas) e idiomáticas entre instrumentos.

Venus como astro del amor representando el mito de la fertilidad en la antigua Persia sirve para singularizar un contexto "ancient to the future" en el que se mixturan esquemas de improvisación provenientes de agrupaciones híbridas con fundamentos panafricanos de los 60 (planteamiento evolucionado desde el Africa Brass de Coltrane a la Symphony for Improvisors de Don Cherry y debería citarse la que reunió Albert Heath en Dunia) y la destacada presencia de instrumentos propios de la región y cultura (oud, santur, buzuki, percusiones) en detrimento de un instrumento como el piano, que a diferencia de aquéllos históricos proyectos aquí, con buen y actual criterio, no aparece.



Inana fue la divinidad sumeria de la fertilidad, lo que sitúa temáticamente a este disco como una continuación en la inspiración etnográfica entre el Trigris y el Éufrates de su muy recomendable previo en directo Two Rivers


A partir de esta base de integración expositiva, ElSaffar, que en otros proyectos suyos previos evitaba este rastro antropológico poco frecuentado entre la avanzadilla del jazz si lo comparamos con la producción de inspiración judaica que sale de Tzadik, nos invita a un encuentro en el que los patrones arábigos se desarrollan sobre dos pilares: melódicamente en los metales y las cuerdas de oud y santur, por otro, en un ejercicio rítmico (destacado Carlo DeRosa en su complicidad jazzistica con Nasheet Waits) que impulsa un ejercicio solista basado en introducciones a tema, frases circulares, repeticiones, pausas y aceleraciones hacia una intensidad creciente, aunque matizada, propia de la música religiosa que invoca al trance o a la "oración" expansiva de Coltrane

Es por esa clara presencia de su huella de identidad tanto en color melódico (oud-santur y trompeta) como rítmico (darbukas), así como por su perfil actual filtrado por los metales  (pequeños desfases en los unísonos al modo de las llamadas al rezo y solos con tensión y fraseo jazzísticos) lo que hace su planteamiento atractivo y, más aún, sólido. Entre un extremo y otro encontraremos los fraseos extendidos en unísonos serpenteantes de Venus, The Evening Star, por otro un modelo más intrincado y abstracto en Infinite Variety, donde sorprende la acción deshinibida de su campo cultural del oud, y un canto de llamada espiritual (entonado por el propio ElSaffar) que se desvía en el bajo y la batería y crece en respiración melódica y en duraciones con segmentos intermedios en Journey to the Underworld.

Pero si la conexión con Cherry parece inevitable (comunión de folclores, trompeta y labor poliinstrumental del líder), más allá encontraremos las estampas viajeras de Ornette Coleman cuando visitó a los Maestros de Jajouka en el Atlas (Midnight Sunrise, 1973) y menos en un contexto más urbano a Steve Coleman en su Mistic Rhymthm Society. Por la materia discursiva del grupo, entre la trama terrenal (compositiva) y la expansiva (religiosa) del sonido, Inana es una entrega muy estructurada y a la vez sugestiva que completa el directo Two Rivers






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada