INICIO

19 abril 2012

DARREN JOHNSTON- Gone to Chicago

DARREN JOHNSTON



Darren Johnston´s Gone to Chicago
THE BIG LIFT

Darren Johnston (tp), 
Jeb Bishop (tb), 
Jason Adasiewicz (vib), Nate McBride (b), 
Frank Rosaly (bat). Chicago 21 y 22 de Julio de 2010. Porto Franco Records PFR 031



Publicado al mismo tiempo que Sidewalks and Alleys/Walking Music, este disco nos presenta una faceta distinta del Johnston conocido entre el folclorismo de The Nice Guy Trio y la suculenta modernidad de grupos más nutridos que hicieron posible The Edge of the forest. La culpable, como afirma el protagonista, no es otra que la ciudad de Chicago y el mes que pasó el trompetista en el verano del 2010. Entre aeropuertos, estudios y locales, el jazz acostumbra a favorecer un intercambio incesante de ideas y personalidades, de modo que  resulta interesante que alguien ponga especial énfasis en el lugar - como fijación del terreno y del pensamiento- para permitir que una idea - visitas periódicas pero fugaces- aflore. Lo curioso no es que salga un disco que acredite un lapso creativo, algo a lo que estamos acostumbrados, sino que se convierta en un quinteto estable ahora bautizado Chicago Situation.



Johnston es un autor que tiende a la plasticidad melódica, entre los límites que demarcan la limpieza lineal y cálida de su gesto y el emborronamiento  gaseoso de sus perfiles. Su mayor activo consiste en conjugar refinación melódica, robustos contrafuertes rítmicos en modos repetitivos y una capacidad para ensamblar ambos elementos de manera evocativa, cuestión inducida y retroalimentada por la tradición popular que su instrumento atesora desde Rumanía hasta Nueva Orleáns. ¿Cuál sería entonces el elemento diferenciador que nos encontramos en este The Big Lift

Si nos atenemos al título y a la portada: la altura. Altura mediante creación de texturas expansivas y cruzadas de los metales pero sobre todo por el trabajo de ingravidez que realiza Adasiewicz al vibráfono (suya es Love Call de Ornette Coleman). No nos referimos a un mundo textural conseguido a base de fricciones derivadas de la escena free local (más evidente en Rubber Bullets), pues, como decíamos, en Johnston la melodía siempre, como le sucede al sol de San Francisco –su ciudad- por las mañanas, que aparece engullido por una espesa neblina que más tarde se disipa, aunque esté disfrazada por multifónicos o desabrida de su motivo central, siempre, su carácter acaba perfilando el sonido.

Si en Glass celling/ Paper Floor o en el tema  que abre y titula el disco nos hallamos ante el Johnston de The edge of the forest que formula un perfectamente trenzado mensaje entre polifonías, tensión expositiva y robustez rítmica, en Two Ways of running y en el ellingtoniano Black and Tan Fantasy realizan una reformulación gozosa del sonido de Nueva Orleáns en el primero y del blues (de nuevo el tacto levitante de Adasiewicz desde la primera nota) en este clásico que en su exposición central se convierte en vapor (estupendo los solos de trompeta y trombón) para acabar retomando la tierra sureña del Misisipi. Entre uno y otro polo se desarrollan los terrenos de planos en texturas y lirismo gaseoso de los que hablábamos, sobre todo en la intrigante y a la vez seductora Cut o en la abierta y etérea The Rock Quarry

Johnston sigue ascendiendo y aquí le falta poco para llegar hasta la última planta.

Nuevo Proyecto con Aram Shelton

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada