INICIO

02 septiembre 2014

STEFANO BATTAGLIA Re:Pasolini, Pastorale, Songways

Re: Pasolini

Stefano Battaglia: piano, Michael Gassmann: trumpet; Mirco Mariottini: clarinets; Aya Shimura: cello); Salvatore Maiore: bass ; Roberto Dani: drums; CD2: Dominique Pifarély: violin (CD2); Vincent Courtois: cello (CD2); Bruno Chevillon: bass; Michele Rabbia: percussion. ECM Records 2007


Una propuesta atípica esta música inspirada por el cine del poeta y cineasta italiano Pier Paolo Pasolini. Un proyecto que comparte a grandes rasgos melodía y abstracción, pigmentación en blanco y negro y color. La prolífica carrera de este exquisito pianista italiano, en la frontera difusa entre lo popular, el jazz y lo académico, parece haber cobrado un impulso de notoriedad desde su fichaje para ECM. 



Si en Raccolto, la primera entrega para este sello, las figuras contemporáneas se adueñaban de un discurso atraído hacia los bordes de la figuración desde la libre improvisación, en esta segunda, también doble, muestra dos caras de la misma moneda: Pasolini. Melancólico, reposado y cercano, como invocando al silencio del Mediterráneo, representación del estilo del cineasta al que rinde homenaje, el primer disco es una banda sonora que describe emociones, sueños y naturaleza. 




El segundo, acompañado de una exigente nómina de músicos franceses (Pifarely, Chevillon, Courtois) y del cómplice batería Michel Rabia, es un terreno de cámara austero e íntimo, construido sobre la disolución de formas melódicas, esquivo de un lenguaje jazzístico y más próximo al mundo textural y puntillista de Ligeti y Aldo Clementi. Soledad a todo color, en una primera visión, y profundidad del detalle, en la segunda, la poética de Pasolini se materializa en sonidos. Ligero y denso, blanco y negro, silencio y color se cruzan sin mezclarse.





PASTORALE

Stefano Battaglia (p, p-prep) 
Michele Rabbia  (perc, elec) 
Udine (Italia), marzo de 2009. ECM

Si en Raccolto adustas figuras contemporáneas se adueñaban de un discurso en dos formatos a trío y en Re: Pasolini leía el arte visual del cineasta desde una representación de cámara dual (una invocando a la soledad desde un paisaje bucólico, la otra desde la creación en un instante figurado y austero), en Pastorale, junto al inseparable Rabbia, consigue catalizar aquellos ambientes esquivos o melódicos percutiendo su piano en una sola fantasía de relieves que ascienden como bóvedas desde la materia.
La demarcación temática (Bausch, Rilke) se convierte en un lienzo de implicaciones poéticas y funcionales que apuntan, en avanzado tratamiento instrumental, a un imaginario encuentro entre Keith  Jarrett y Pierre Favre, con Cage de por medio.




STEFANO BATTAGLIA TRIO  SONGWAYS



Stefano Battaglia (p)
Salvatore Maiore (b)
Roberto Dani (bat)
SONGWAYS- ECM, 2013



El músico milanés -pianista sobrada personalidad y técnica, combinación que genera exigencia expresiva y de escucha- ofrece desde su desembarco en ECM (marco idóneo de su estilo) una obra reforzada extramusicalmente por cine, literatura y se diría que también una suerte de antropología musical que le permite impregnar los sonidos de una evocación sobre lo pretérito y la cercanía emotiva, lo físico y lo sugerido, de la verticalidad al lienzo marino.


En este segundo trabajo al frente de este trío tras The River of Anyder (2009) la melodía respira con amplitud y al mismo tiempo de manera introspectiva. En una visión metafórica que esta música agradece, sucede como en el movimiento de las olas y la memoria de algo que fue o que pudo ser. Una imagen antes nostálgica que romántica que comprende a la historia y al paisaje mediterráneo (entre Sicilia y Grecia, no muy lejano a los últimos proyectos de Louis Sclavis) como en un encuentro ascético con vínculos terrenales (el sutil tratamiento atmosférico de la percusión de Michele Rabbia continúa en Roberto Dani).

Los primeros acordes de Euphonia Elegy -explicativo título- suenan a Chopin y luego en su desarrollo nos recuerdan a un Jarrett romántico acotado por la identidad geográfica y un mayor uso de los espacios vacíos y del silencio: el bucolismo del paisaje tiende hacia la nostalgia de un Angelopoulos en Battaglia. Tenemos entre estos dos polos citados, música clásica y creación libre, las fuentes de las que emana el estilo del músico. La tercera, la aforística, aquí más acusada sobre la melodía que en el díptico sensitivo, entre abstracción y mediterranía, que dedicó Pasolini, tiene a la literatura (Alfred Kubin, Jonathan Swift, Charles Fourier) como apoyo argumental. Italo Calvino, dentro de la lista de los elegidos, autor de Las Ciudades invisibles y Los amores difíciles, no obstante, parece ser, por cercanía sensitiva y ánimo descriptivo sobre lo figurado, quien mayor se acerca al resultado en sonidos.


El mundo de Battaglia, sutil y rotundo, absorbente para unos e impermeable para otros, gira decididamente en este segundo disco hacia una construcción tonal inspirada en el Mediterráneodejando al margen la abstracción y los perfiles en aristas de otros trabajos a trío como el excepcional Da Lontano era un`isola (con Giulio Corini y Nedille Bandelo). Nos ofrece una inmersión sensitiva canalizada como en estampas de memoria. El poder evocador de su música se tiñe de melancolía ayudado por poesía y literatura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario